Tecnología Start-Stop

En el año 2012 la Unión Europea marcó a través de sus diferentes Directivas los objetivos de reducción de emisión de gases contaminantes provenientes de automóviles, debiendo alcanzar los 130kg/km para el año 2015. Es por ello que que la industria automovilística tuvo que realizar importantes avances técnicos para que los automóviles fabricados en la UE cumplieran dichos objetivos.

La aparición del Sistema Start-Stop supuso un gran reto en la tecnología de arranque, ya que las baterías convencionales no respondían hasta el momento a sistemas de encendido/apagado de forma contínua. Por el contrario,  la batería start-stop ofrece:

  • 4 veces los ciclos de carga y descarga de una batería estándar.
  • +20% de potencia.
  • Máxima aceptación de carga.
  • Soporta descargas profundas de hasta un 75%.
  • Sin mantenimiento.

La tecnología Start-Stop ha convertido a la batería en el verdadero corazón del sistema. Con este avance se reduce el consumo de combustible un 10% y se disminuye la emisión de CO2 hasta en un 10%. Esto se consigue principalmente, apagando el motor cada vez que el vehículo se detiene. Una batería convencional no podría superar estos esfuerzos durante mucho tiempo.

 

BATERÍAS EFB Y AGM, al servicio del Sistema Start-Stop

-Actualmente el mercado de reposición en EFB y AGM se limita a vehículos de alta gama con grandes consumidores a bordo o aplicaciones especiales.

– Comenzamos a ver ventas en reposición AGM Start-Stop a lo largo de 2012.

– Comenzamos a ver ventas en reposición EFB Start-Stop en 2013 – 2014.

-El cambio de una batería EFB Y AGM sólo se debe realizar por otra batería EFB y AGM de idéntica especificación.