AGM START&STOP

Las baterías AGM utilizan un separador esponjoso que sirve para aislar las placas tanto negativas como positivas, y también para retener y distribuir el electrolito a través de la superficie de las placas. Este sistema permite, por acción capilar, la recombinación del gas, limitando de ese modo la fuga de oxígeno e hidrógeno. El poco gas que no logra recombinarse, se controla mediante las válvulas VRLA colocadas en los tapones. El separador se mantiene comprimido entre las placas para asegurar el contacto completo con su superficie y, por tanto, la “continuidad” eléctrica, así como permitir el suministro continuo del electrolito a las reacciones electroquímicas que se producen en los elementos.

La tecnología de las rejillas fundidas de aleación Pb/Ca/Ag reduce la formación de gas y ralentiza considerablemente la autodescarga, debido a que el ácido es completamente absorbido, no hay fuga del mismo.

Todo esto hace que la batería quede poco expuesta a cortocircuitos y sea muy resistente a los ciclos y, por lo tanto, que sea especialmente adecuada para los vehículos equipados con sistemas de “start and stop”, a pesar de que se puede emplear también de forma segura en aplicaciones de tipo estacionario.

CARACTERÍSTICAS

REFERENCIAS

ESQUEMA>> 0=Positivo derecha; 1=Positivo izquierda

AGM START-STOP